electrodoméstico averiado

En esta nueva generación en la que nos toca vivir, rodeados de tecnología. No es nuevo que muchas personas al comprar un electrodoméstico, se percaten que cada vez que avanzamos en nuevas generaciones estos cada vez duran menos años. 

¿Por qué duran tan poco nuestros electrodomésticos?

En contra de lo que pudiera pensar el cliente que está mirando la mejor lavadora del mercado, la cual le pueda durar mucho tiempo. Los electrodomésticos actuales están pensados para que duren «ciertos» años. 

Se que se puede pensar que esto no es del todo cierto, pero si miramos un poco atrás y vemos el mundo que estamos construyendo , nos daremos cuenta de que hace ya muchos años que a los fabricantes les interesa mucho el hecho de que cada X años tengas que cambiar de aparato.

Se llama «Obsolescencia programada» , o lo que es lo mismo, el fabricante lo hace para que dure ciertos años.

Contrario a lo que antiguamente pasaba, cuando una persona adquiría un electrodoméstico , este, duraba muchos años , y cuando dejaba de funcionar, se podía reparar dejándolo casi como el primer día.  

Ahora ya no es así,  los fabricantes han aprendido que si fabrican un aparato que resulta muy difícil o casi imposible repararlo, este en vez de ser reparado , se tendrá que tirar y comprar uno nuevo. Esto, desde luego les beneficia enormemente puesto que pueden hacer un electrodoméstico que no solo tiene una vida útil baja, sino que además, cambiar ciertas piezas es más caro que comprarse una nueva.

Puesto unos ejemplos, tenemos el caso de impresoras que llevan incorporado un chip puesto por el fabricante, el cual a cada cierto número de impresiones deja de funcionar irremediablemente y tenemos que comprar una nueva.

Luego tenemos otros ejemplos como televisores que tienen un número determinado de horas de funcionamiento y lavadoras que tienen un número determinado de lavados y luego se averían y dejan de funcionar. 

Para muchos expertos, estamos inmersos en una dinámica consumista y destructora que no hace más que dañar nuestro planeta y hacer ricos a pocas personas. Hasta el punto de crear montañas de electrodomésticos averiados que son exportados a países basura.